Esker y la responsabilidad social: ¡Vivan los bosques!

La Responsabilidad Social Corporativa es un tema cada vez más relevante en las empresas y para los que consideran hacer negocio con ellas. Es un compromiso, desde su constitución, en no causar ningún efecto negativo social o ambiental en ningún momento de su existencia. En Esker queremos aportar también nuestro granito de arena, realizando desde hace más de una década, acciones de RSC educativas, sociales y medioambientales.

Un camino a la recuperación y el bienestar

El pasado domingo 21 de marzo fue el día Internacional de los Bosques. Por otra parte, la Asamblea General de Naciones Unidas ha elegido el lema “Restauración forestal: un camino a la recuperación y el bienestar”. En esta línea, queremos aprovechar esta semana para escribir unas líneas sobre las últimas actuaciones de responsabilidad social que hemos realizado.

El pasado 13 de febrero fuimos a plantar encinas a la zona dañada de Zarzalejo de la mano de nuestros amigos de la Asociación Deverde de El Escorial. Una zona preciosa que fue incendiada el verano pasado.

Nos juntamos a las 10.30 en la fuente del Caño Viejo, en Zarzalejo de Arriba. Nuestra guía Elena, oriunda del pueblo, nos explicó que los habitantes de Zarzalejo se llaman los Caribes, por su mal recibimiento de la Corte de Felipe II cuando éste buscaba la ubicación para construir su monasterio pero tuvo que ir un poco más lejos, hasta El Escorial. Y es que, en el Caribe del tiempo de la conquista española, se recibía a los Castellanos con algo de recelo…no sé por qué 😊

Y, sin embargo, este pueblo es desde luego entrañable. Tiene un ambiente de Comunidad, de entreayuda, de paz dada por la docilidad de su juventud, de su entorno de grandísimo valor ecológico, dominado por las imponentes montañas que separa el pueblo de El Escorial, llamadas Las Machotas. Un espectáculo de pueblo, de entorno, de vistas a Madrid y toda la zona Oeste.

El recorrido no dejó de sorprendernos por sus bellezas a lo largo del arroyo, entrando en el Pinar de Zarzalejo, salvado de casualidad del incendio del verano pasado, y arriba en la colina, donde plantamos nuestras encinitas y bellotas germinadas.

En el camino nos encontramos con unas pilas de agua, que nos describió Roberto, nuestro guía habitual en la Asociación Deverde de El Escorial. Nos contó que allí, en esas pilas y en cualquier charca o reserva de agua de lluvia, los anfibios ponen sus huevos. Pero que, si no pueden salir de allí, una vez desarrolladas las patas de los renacuajos, se ahogan. Por esto, poner una rampilla, además de salvar la vida a algún pajarito, puede salvar a toda una generación. Roberto nos invitó a que lo hagamos en todos los lavaderos que encontrásemos. Tengamos en cuenta que los anfibios son criaturas muy sensibles que debemos respetar y salvaguardar. Debemos sentirnos muy orgullosos de contar con algunos ejemplares en nuestra Sierra Oeste y considerarles como patrimonio natural. Protegerlos favoreciendo los humedales para su reproducción, evitar la suelta de especies no autóctonas (como tortugas americanas), nunca tocarlas para no transmitirles enfermedades y evitar también tocar el agua de las charcas. Son especies muy sensibles a las bacterias y virus: 250 de ellas ya han desaparecido, una tercera parte de las 7000 especies están amenazadas por enfermedades, urbanismo excesivo, contaminación, atropellos, depredación por parte de especies no autóctonas y por el cambio climático.

El grupo de Esker estuvo muy atento y muy trabajador, pequeños y grandes, salvo las que, por heridas de guerra, no podían sino dar instrucciones desde una posición cómoda 😊

Terminamos la mañana con una comida en La Parada, un restaurante muy acogedor que ofrece música en vivo los fines de semana, al menos en tiempos más normales. Y es que Zarzalejo es un pueblo que da oportunidades al talento artístico de la zona.

 

RESPONSABILIDAD SOCIAL: UNIDOS CONTRA LA BASURALEZA

Como complemento de las salidas al campo para plantar y preservar el bosque, también nos hemos vuelto a unir el pasado 13 de marzo para ayudar a preservar nuestro entorno libre de #basuraleza. Con algunos valientes de Esker echamos una mano a Paisaje Limpio (¡gracias de nuevo, María Cabrera!) para limpiar una parte del pantano de Valmayor en la zona de Los Arroyos. Responsabilidad socialEsta actividad se enmarca dentro del proyecto Libera, “1m2 por los ríos, embalses y pantanos 2021”. Recogimos más de 30 kilos de basura en unas dos horas. Ojalá consigamos convencer a cada vez más gente de no tirar nada al suelo, sería un gran logro…aunque, creo que habrá que seguir predicando un rato más.

La próxima cita está programada para el 10 de abril, con más educación ambiental por la zona Noroeste de Madrid. Esta vez iremos a Robledo de Chavela, veremos una zona preciosísima, dañada por un incendio especulativo en 2012. Caminaremos por la ribera del río Cofio. Más aventuras y más conocimientos, de la mano de nuestro amigo Roberto y sus guías colaboradores de Deverde. ¡Gracias a todos por apoyar nuestras acciones de concienciación ambiental!

Un fuerte abrazo,

Coralie

¿Te gustaría saber más? Te propongo descubrir los siguientes enlaces:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *