Si la respuesta es Inteligencia Artificial… ¿la pregunta es cómo?

Inteligencia Artificial Esker

Cuando en 2002 se estrenó la película de Spielberg, «Minority Report«, yo ya llevaba casi una década escribiendo sobre tecnología aplicada a la empresa. Sin embargo, tengo que reconocer que llamaron poderosamente mi atención dos cosas: las pantallas que utilizaba la Policía PreCrimen para ver las visiones de los “Precognitivos” sobre los delitos que iban a ocurrir en el futuro, y la forma en la que gesticulaba el capitán John Anderton (Tom Cruise) para moverse por los diferentes menús.

Por aquel entonces, tratábamos de informar lo mejor posible de los «hot topics» del momento como, por ejemplo, el efecto año 2000, el cambio de la peseta al euro y su impacto en los sistemas de contabilidad y, por supuesto, las últimas iniciativas de las empresas en Internet. Acabábamos de cerrar la era de las puntocom y la burbuja de Internet había tocado a su fin, y recién entrado el nuevo milenio no había indicios para pensar en la gran progresión que iba a experimentar la tecnología. Sin embargo, Internet, el germen de toda la hiperconectividad actual que ha hecho posible la era digital, ya estaba asomando la cabeza, y la gran pantalla táctil futurista de «Minority Report» lleva algunos años en el mercado.

Sin duda, la última década ha sido apasionante en avances del sector TI hasta el punto de que la tecnología es un pilar sobre el que se asienta gran parte de la evolución de las organizaciones hacia modelos digitales.

Una de las tecnologías con mayor recorrido en una economía y una sociedad cada vez más digitales es la inteligencia artificial (IA). Dotar a las máquinas de capacidad para aprender es algo ya real que impulsa las estrategias digitales de muchas empresas, como confirman las principales firmas de análisis de mercados. Por ejemplo, según IDC, el gasto mundial en sistemas de IA pasará de los 37.500 millones de dólares previstos a 97.900 millones de dólares en 2023.

En línea con esta progresión, los expertos de la consultora Gartner calculan en el informe “AI and ML Development Strategies”, que el 59% de las empresas ya tienen esta tecnología desplegada hoy y que tienen de media cuatro proyectos en marcha. Esta cifra aumentará a un promedio de 35 en 2022.

Generar valor con la IA

Hago honor al tópico y, como periodista, me gustan las cifras y los datos, pero aún disfruto más escuchando experiencias.

En octubre, BBVA celebró la tercera edición de «Open Summit», el evento que dedica al ecosistema fintech y la innovación. En él Carlos Riquelme, científico investigador en inteligencia artificial en Google Research, y Elena Gil, directora global de Big Data B2B de Telefónica y CEO de LUCA, hablaron sobre el reto de conseguir que la inteligencia artificial se convierta en valor tangible para las empresas, las personas y la sociedad.

En opinión de la representante de Telefónica Big Data e Inteligencia Artificial son una prioridad para la alta dirección de las compañías pero que el desafío de este tipo de proyectos es generar valor a escala. En el caso de la multinacional española, la IA le está ayudando a transformarse internamente para tomar mejores decisiones y automatizar procesos para liberar recursos mediante la eliminación de tareas repetitivas que, al mismo tiempo,  supone una importante reducción de errores. Además, le está permitiendo cambiar la manera de relacionarse con sus clientes de forma más personalizada.

De Carlos Riquelme me quedo con que, en el futuro, cree que tendrán gran relevancia los «small data» que seguramente dará como resultado la comercialización de “Machine Learning as a Service”, lo que creo que tiene lógica ya que actualmente, con cloud, prácticamente se ofrece como servicio.

IA también en los procesos financieros

Ganar agilidad y flexibilidad en las operaciones del departamento de finanzas es clave en las operativas diarias de las compañías y a nadie se le escapa que, al igual que el resto de áreas corporativas, la función financiera también debe avanzar en su digitalización para conseguir más velocidad, agilidad, precisión y capacidad de análisis.

Las soluciones de Esker están impulsadas por Inteligencia Artificial, mediante un motor que combina machine learning y deep learning para gestionar procesos de gestión complejos. Esto es una gran noticia porque es fundamental que los proveedores de referencia de este mercado evolucionen sus porfolios para que las organizaciones puedan avanzar en la transformación de los procesos de esta área de negocio y que sus CFO (Chief Financial Officers) puedan cumplir con lo que esperan de ellos las empresas digitales.

Sin duda, la inteligencia artificial puede realizar una gran aportación al área de gestión financiera en aspectos como el reconocimiento de modelos de pedidos, facturas o cargos de clientes, etc., lo que permitirá avanzar en la gestión del dato en tiempo real. Al final, esto redunda en más capacidad de toma de decisiones anticipando la aparición de incidencias e impagos, y en un menor riesgo en las transacciones entre clientes y proveedores.

Ventajas de la IA, RPA, ML

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *