Imagina 1.000 millones de páginas… en la nube

Pues a lo mejor no es cuestión de imaginación, sino realidad. En efecto, 1.000 millones es el número de páginas que ya se han procesado a través de Esker on Demand, nuestra plataforma de servicios en la nube para el proceso de documentos de negocio, en los 10 años que han transcurrido desde que Esker la introdujera en el mercado.

Apostar por las soluciones Cloud Computing en 2004 era, ciertamente, un atrevimiento. Esker tuvo la visión de que el futuro de la adquisición de soluciones tecnologócias, y en concreto del software, iría por ese camino, y se suministrarían en modo servicio (SaaS) siguiendo un modelo de pago por uso. Actualmente, son 5.000 clientes en todo el mundo los que utilizan nuestro servicio Esker on Demand para procesar más de 25 millones de páginas al mes. Y la adopción de nuestra solución en la nube sigue creciendo a un ritmo medio anual del 35%, representado ya el 65% del negocio de la compañía.

Esker concibió este servicio bajo demanda para facilitar a las empresas, sin grandes inversiones de entrada, una solución con la que automatizar la recepción, proceso y envío de sus documentos de negocio –pedidos, facturas, comunicaciones de Marketing…- directamente desde sus sistemas y aplicaciones de gestión. Se trataba de mejorar la eficiencia, ahorrar tiempo y dinero, sustituir las tareas manuales de poco valor y, muy importante, eliminar el papel de las mesas y de los archivadores.

Hoy ya podemos decir que los clientes han entendido aquella propuesta, y la han adoptado de forma entusiasta. Ello nos ha permitido reforzar nuestra estrategia y acometer nuevos planes de desarrollo de productos. Hoy ofrecemos toda una fama de soluciones de automatización en la nube, que incluyen Compras, Facturas de Proveedores, Facturas de Clientes y Pedidos de Ventas.

Además hemos reforzado nuestra infraestructura, que ya consta de tres data centers en Estados Unidos, Francia y Australia. Y como no todos los flujos pueden ser digitales, contamos también con centros de producción de correo en Australia, Francia, Bélgica, Singapur, Reino Unido, Estados Unidos y España. Su objetivo es que el correo normal salga y llegue a su destino, pero que en la oficina no se vea una sola carta ni un solo sobre.

Imagina, entonces, que algún día todo nuestro papel esté en la nube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *