Esker desde casa: una historia real de trabajo en remoto

Trabajo en remoto Esker

Aproximadamente tres meses después del inicio del confinamiento, podemos decir que la novedad del trabajo en remoto desde casa, combinado con el distanciamiento social, la desescalada o la realidad particular de cada uno, puede resultar un poco estresante. Todos los días parecen mezclarse, los pantalones de chándal son básicamente un atuendo formal, nuestras mascotas tienen que estar felices de que estemos todo el día en casa pero también completamente confundidas y nuestros hijos hacen lo que buenamente pueden para seguir sus clases online y no aburrirse sin ver a sus amigos, compensando con las redes sociales. 

La gente de Esker está haciendo todo lo posible para que funcione y continuará haciéndolo para que sus clientes puedan tener el nivel de seguridad necesario independientemente del lugar desde el que trabajen.

Esta es la historia de cómo los empleados de Esker se han adaptado a las nuevas circunstancias para permitir que muchas empresas puedan seguir trabajando sin interrupción, iniciando nuevos proyectos, dando soporte a todos sus clientes y resolviendo todas sus dudas.

EL PRINCIPIO

A mediados de marzo, un cierre obligatorio a nivel nacional de todas las escuelas entró en vigencia e inmediatamente Esker alentó a sus empleados a recoger todo lo que necesitaban y prepararse para el trabajo en remoto.

Cristina: «Con todo lo que está pasando, tenemos suerte de estar en la empresa y en el sector en el que estamos. Eso nos tiene que dar mucho ánimo.»

Iván: «En comparación con amigos y antiguos compañeros, las facilidades técnicas que hemos tenido son increíbles.»

Manuel: «La experiencia en general está siendo muy positiva. Aunque creo que no es lo mismo teletrabajar en condiciones normales, que hacerlo en una situación de confinamiento.»

Andrea: «Hay que sacar lecciones de los problemas, la situación actual nos demuestra que el teletrabajo no sólo es posible, es recomendable. Y hemos de estar preparados para adaptarnos a esta forma de trabajar.»

INSTALÁNDOSE

Los primeros días de confinamiento fueron una mezcla de emoción y ansiedad. Los empleados de Esker comparten algunos de sus problemas y sorpresas agradables que encontraron al instalarse en sus nuevas oficinas.

Marisa: “La mayor ventaja es el viaje súper corto a la oficina y la vestimenta relajada (vergonzosamente). El mayor desafío es acostumbrarse a establecer nuevos límites de trabajo. Es fácil no tomar suficientes descansos durante el día, o volverse loco con comidas, niños…”

Isabel: «El trabajo en remoto es posible, ahorra tiempo y dinero, y es más conciliador…pero con unas condiciones de concentración y un espacio de trabajo adecuado. Si se dan estas últimas es ideal, el día cunde mucho más.»

Coralie:  «Creo que es un buen aprendizaje y que vemos que, en remoto, seguimos trabajando en equipo. Es una prueba de fuerza, demuestra no sabemos si podría durar mucho pero demuestra que cada uno de nosotros nos organizamos bien y damos lo mejor de sí. Por otro lado, seguramente perdamos el recelo al teletrabajo en el futuro y quizá debamos hacerlo.»

Erwan: «Creo que hemos sabido adaptarnos a la situación y mantenido un buen nivel de comunicación para estar alineados, ocupados y motivados. En cambio, eso ha supuesto dedicar bastante más tiempo y esfuerzo a estas tareas (llamadas, reuniones internas, formaciones internas) y ha generado un alargamiento significativo de las jornadas. También me parece que ha servido para estrechar vínculos con cada compañero, con otros departamentos que el nuestro y para conocernos mejor: en resumen, para sentirnos más unidos como equipo. Y eso es muy, muy positivo.»

Acostumbrarse a los nuevos «compañeros de trabajo»

Con las oficinas de Esker cerradas, sus empleados se resignan al hecho de que pasará un tiempo antes de que todos nos veamos de nuevo (suspiro profundo). Pero eso no significa necesariamente que estemos solos. Desde mascotas y niños hasta personas importantes y amigos imaginarios, todos se están acostumbrando a sus nuevos compañeros de trabajo… a su manera.

Coralie trabajo en remoto

Coralie: ”Trabajar desde casa no tiene por qué ser sinónimo de aislamiento. Elige tu equipo: tener algún peludo de compañía es recomendable para indicarnos los tiempos de descanso.”

Gonzalo trabajo desde casa

Gonzalo: «Esta nueva etapa de «tele-vida» está siendo fantástica, tengo nuevos compañeros de oficina, mi mujer y mis niños, con quienes ahora comparto mucho más tiempo. Es una gran aventura, principalmente cuando hay conferencias de trabajo y conferencias de «Fornite» en las otras habitaciones :). Aunque las primeras semanas fueron de ajuste, ahora ya estamos acomodados y coordinados para que esta nueva «normalidad» sea genial.»

Patricia trabajo en remoto

Patricia: «Nuevos compañeros de mesa, esta es la nueva normalidad de teletrabajo. Tengo dos gatos y tanto ellos como yo, nos hemos tenido que acostumbrar a que esté en casa todo el día y que no puedo darles todos los mimos que reclaman a todas horas, y aunque es complicado explicarle a un gato que los cables no son juguetes, que mis dedos no los pueden «cazar» porque las teclas del teclado hacen clic y les gusta, que el cursor de la pantalla solo está en la pantalla y que no hay nada detrás, siempre viene bien un par de lametazos y ronroneos cuando tienes un día complicado.”

Marta trabajo en remoto 

Marta: “En estos meses de trabajo en remoto, Taco no se ha despegado de nosotros, ha sido el que más ha disfrutado del confinamiento, sin duda. Pero a nosotros también nos ha venido bien, la verdad que haber podido salir a dar una vuelta a la manzana con él mientras toda la ciudad estaba en calma ha sido una gozada. Eso sí, en cuanto me despisto se sube a la silla y ya ha aprendido a hacer videoconferencias, ¡si veis una cara peluda, echadle un huesito!“

Y LA VUELTA A LA NORMALIDAD…

Y por fin llega la desescalada con mucha precaución y con ganas de vernos de nuevo. En Esker adoptamos todas las medidas recomendadas por las autoridades pertinentes y todos aquellos que lo necesiten o quieran pueden acudir a la oficina manteniendo unas estrictas medidas de seguridad. Creemos en la conciliación y en la flexibilidad laboral.

Miguel Ángel: «Esker España es increíble, no puedo estar más contento de trabajar en esta compañía. Me encanta trabajar y disfrutar de la grata compañía de mis compañeros y colegas.»

Esker trabajo con seguridad

Lucas: «Un abrazo wifi fuerte para todos. ¡Ánimo, que cada día falta menos!»

Si te ha gustado este artículo, te propongo descubrir los siguientes enlaces:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *